domingo, 7 de noviembre de 2010

Visita a La Reforma

Me levanté a las 5:30am, me alisté y me fui a ver primero con dos compas, nos encontramos en chepe centro y nos fuimos para allá. Paramos un toque en un super para comprar lo q íbamos a llevar de comer, ahí estaba un cubano hablando con el pulpero de lo mierda q es Costa Rica y preguntándose cómo es q aquí nadie sabe hacer bien un puente o una carretera. Por ahí tuvimos una discusión pero esa historia tal vez otro día la cuento.
Seguimos hasta encontrarnos con una fila grandísima q terminamos de hacer una hora y media después. Luego de pasar los mediocres controles de ingreso de alimentos; entramos.
La vara no es como uno ve en las películas q es una salita cerrada con guardias custodiando, todo lo contrario, a usted le abren la puerta de la carcel y le dicen: "vaya busque a su reo". Cualquier persona q no haya ido nunca y no sepa como es, va a sentir una mezcla de miedo y de confusión viendo a muchos de los violadores y asesinos más peligrosos del país alrededor, sin nada q les impida hacer con usted lo q les dé la gana.
Por fortuna nos estaba esperando Manix en la entrada; eso nos dió tranquilidad. Cruzamos las celdas y todo el lugar hasta llegar a una especie de comedor en el q Manix, porq ser amigo del "dueño del pabellon", tenía una mesa reservada. Nos sentamos y comenzamos a hablar, era el mismo Manix de siempre, muy positivo, muy ya en confianza en el lugar.
Recalco el asombro q sentí al comenzar a entender la compleja estructura social de la cárcel: en la q hay leyes q no están escritas en ningún lugar pero se tienen q respetar, en la q nadie tiene nada pero todo tiene un dueño q lo administra, en la q todos entran sin conocerla pero desde el mismo en el q entran se tienen q acoplar.
Me tranquiliza mucho haber visto tan bien a Manix, haberlo visto tan él. Yo sé q va a cumplir el poco tiempo q le queda sin problemas, como ha estado hasta ahora, y va a salir el mismo Manix q nunca ha dejado de ser.


A la 1 terminó la visita, fuimos a recoger las llaves del carro y salimos por la carretera echa mierda. Tal vez tiene razón el cubano y aquí no sepan como hacer bien una carretera...

1 comentario:

  1. En momentos así es donde un amigo como usted hacen que uno quiera seguir luchando.

    A pesar de todo es bueno es saber que Dios siempre nos da fuerzas cuando uno mas lo necesita..Animo Manix ya falta poco.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.