viernes, 18 de mayo de 2012

Para arriba

Han sido meses difíciles.
Aunque me negué a admitirlo hasta donde me fue posible, tengo que aceptarlo: haber firmado un contrato laboral con KPMG fue el peor error de mi carrera. Pero al menos me di cuenta y pude renunciar a tiempo.
El trabajo es mucho más importante de lo que uno se imagina, tener la mente ocupada en algo, ver gente, trabajar en equipo, tomarse el café de la tarde, almorzar con los compañeros, las campeonatos internos de fut, disfrutar los viernes! Como uno puede disfrutar un viernes cuando es un día como cualquier otro?
Había ratos en que me sentía mal, me deprimía, estar metido en la casa lo mata a uno. Pero bueno un león no se rinde, Dios me dio el tiempo que necesitaba para trabajar en un proyecto personal que más adelante van a rendir muchísimos frutos.
Nunca pasamos necesidades. Daniela es una campeona, es una mujer en un millón, que cargó con los gastos de los tres en los hombros, siempre para adelante y sin quejarse. Mi tía y mi mamá, como toda mi familia siempre ayudando. Hasta los compas me patrocinaban una que otra salidilla para despejar la mente.
La verdad uno juega mucho de picha, cree que porque tiene títulos o conocimiento o experiencia le van a sobrar las opciones y no es así, la calle está dura, se ocupa suerte y muchas cosas más. Yo tuve que pulsearla muchísimo.
Gracias a Dios ya estoy cumpliendo un mes de laborar para una excelente empresa, me siento demasiado bien, es vacilón ahora que veo como la otra gente no valora lo que tiene, y recuerdo que yo era igual.
El trabajo es como las mujeres: cuando uno está soltero pasa foreveralone, pero cuando está comprometido le llueven. Como dato curioso, desde que firmé contrato me han hecho ofertas que ni loco hubiera rechazado anteriormente.
La “Tarde de Leche y Galletas” con Jody y Esrom que después de convirtió en el “Coffee Club” con Fherrr y Wilmer, ahora no tiene un nombre aplayado pero igual me echo los cafés de la mañana y de la tarde con Alvaro.
No tengo duda que el camino ahora es para arriba, no por lo difícil sino porque voy subiendo con fuerza, sólido como una roca, duro como el hierro.

oro-plata-dinero-educacion-empresario
Se ha producido un error en este gadget.