domingo, 21 de abril de 2013

Un domingo desperdiciado en el Hospital de Niños

Turito con fiebre desde el viernes, únicamente con fiebre pero evidentemente eso no es normal, los lunes hay que trabajar así que hoy era el día para ir al médico. Tenemos la gran bendición de contar con seguro privado, por lo que en los últimos meses hemos podido asistir sin costo a una clínica especificada por el seguro. El problema es que los domingos no abren esa clínica, y a tres días de pago el reembolso en otra clínica no es una opción.

Pues bueno habrá que ir a la caja como la mayoría de la gente y aquí es donde salta una duda que vengo arrastrando desde hace tiempo: A donde va la gente de Santa Ana cuando está enferma? En Santa Ana Centro hay una “clínica de emergencias” que irónicamente no abre de noche ni abre domingos. A parte de eso no hay nada más, en la buena teoría a la gente de Santa Ana la atienden en el Hospital San Juan de Dios (sí, hay que ir hasta San José Centro), también dicen que hay un hospital en Puriscal pero eso queda bastante lejos. Normalmente a la caja asiste gente que no puede pagar un Hospital privado como CIMA San José (no sé por qué sospecho que algo tiene que ver), la gente que asiste a la caja normalmente no tiene carro. La pregunta difícil es la siguiente: Qué hace una señora de escasos recursos de Santa Ana si se le pone mal un chiquito a media noche? La verdad no tengo idea, de verdad deseo que algún lector de este humilde blog me pueda facilitar la respuesta.

Luego de comprobar presencialmente que la “clínica de emergencias” de Santa Ana no abre los domingos, le dije a mi esposa que estaba completamente seguro de que Turito tenía una infección en la garganta, que le consultáramos a mi hermana farmacéutica por un antibiótico y listo, pero llegamos a la conclusión que sería muy irresponsable darle un medicamento sin la valoración previa de un médico. Así que nos fuimos para San José, ya que el San Juan de Dios y el Hospital de Niños quedan a la par, lo lógico es ir al Hospital de Niños porque Turito es un niño.

Solo yo pude entrar al Hospital porque solo permiten un acompañante, mi esposa tuvo que esperar afuera. Lo valoraron y tuvimos que esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar… y esperar…

Esperamos 3 horas para que lo atendiera el médico. Cuando finalmente pasamos no nos encontramos con un médico, sino con un estudiante, lo cual supongo es la regla porque solo estudiantes vi ahí adentro. El muchacho revisó a Turi y no pudo hacer un diagnostico claro, no sabía cual era la causa de la fiebre (cuando un Ingeniero en Sistemas sabe la causa de la fiebre y el estudiante de medicina no la sabe, algo anda mal). Me dijo que necesitaba que el médico lo revisara y le diera el visto bueno (si, solo había un médico que era el que daba los vistos buenos a los estudiantes). Pero lo más triste es q el médico no estaba, nadie sabía a donde había ido! Turito inquieto dentro del consultorio y ahí tuvimos que esperar media hora a que apareciera el médico. Durante ese tiempo solo pensaba en que había demasiada gente afuera esperando ser atendida y nosotros ahí de brazos cruzados; supuse que así estaban todos los demás estudiantes con sus pacientes.

Cuando el médico apareció lo revisó y dijo que tenía infección en la garganta, Me preguntó el peso del niño, yo le dije que no lo habían pesado, así que él procedió a hacer una estimación. Le mandó un antibiótico y no le pudo mandar Cataflam para la fiebre (me dijo q la caja no la da), así que le mandó el medicamento insignia de la CCSS (Acetaminofén) dado que “es exactamente igual de bueno”.

Salí contento, solo faltaba esperar las medicinas. Entregué la receta en la farmacia y un rato después me llamaron para decirme que el médico había hecho mal la receta, según entendí hizo mal la estimación del peso del niño. Tuve que ir a buscar al médico y no lo encontré, así que otra médica (supongo que era médica) me “corrigió” la receta. Finalmente volví a la farmacia a esperar una hora por las medicinas. Durante esa hora a una muchacha la devolvieron dos veces porque le habían hecho mal la receta también (al menos a mí solo me devolvieron una) y una señora me contó que llevaba 8 horas ahí (al menos yo solo llevaba 5).

Es mucho el dinero que mi esposa y yo le damos a la caja mes a mes para recibir un servicio tan ridículamente mediocre. El único consuelo es que al menos le estamos facilitando servicio médico a otras personas que lo necesitan pero tampoco hace mucha gracia saber lo que les estamos facilitando. No sé por qué yo tenía un mejor concepto del Hospital de Niños, a donde quedó la Teletón y todo eso? Ni siquiera me hago la pregunta obvia de todas instituciones públicas porque ya me cansé (A donde van los recursos de todos los costarricenses?)...

La idea de contar la historia no es decir que las instituciones del estado son una mierda (a pesar de q así lo creo) ni señalar unas pocas de tantísimas cosas que están mal en la caja, ni siquiera es una queja formal ni espero causar ningún efecto, simplemente quise escribir una historia más en este blog. Estoy seguro de cada uno de los que está leyendo esto tiene una historia similar que contar y estoy aún más seguro q la mayoría son experiencias muchísimo peores q la mía.

Al menos me quedó la motivación de trabajar más fuerte que nunca en mis proyectos para no necesitar volver a ir.

 

dsc09171ux6

2 comentarios:

  1. Arturo,LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO SON UN MIERDA!

    ResponderEliminar
  2. Esperamos 3 horas para que lo atendiera el médico.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.