miércoles, 21 de diciembre de 2016

2016


El año de volver a aprender a ser soltero.

Lo Negativo: Casi pierdo a mis dos mejores amigos, cometí errores, estuve a punto de ser despedido del trabajo, atravesé grandes dificultades económicas la mayor parte del año, una persona que quería intentó hacerme mucho daño, me tacharon el carro y me robaron 5 años de trabajo, no se cumplieron los objetivos de mi empresa, perdí 7 kilos de peso corporal y sufrí mucho estrés.

Lo Positivo: Aprendí a bailar, conocí gente muy valiosa, me consolidé como Ejecutivo de Grandes Cuentas, leí más libros que cualquier otro año, jugué muchísimo futbol, viajé a Perú y a El Salvador, me aventuré a conocer impresionantes lugares de Costa Rica, se graduó mi hijo del Kinder, mi hija comenzó a hablar, experimenté muchas cosas increíbles, me gradué del Club de Presidentes, no me enfermé en todo el año, disfruté mucho ver los partidos de la Eurocopa y la Copa América.

En el balance entre lo negativo y lo positivo, creo que fue más lo positivo.


Hace unos días un amigo que es psicólogo me dijo que soy como uno de esos abejones de mayo, que vuela pero chocando en todo lado, sin saber para donde va. Creo que hay momentos en los que tiene razón, al menos así me siento ahora mismo. No tengo todo tan claro ni tan controlado como lo he tenido siempre pero tengo plena confianza en mí y sé que las cosas van a ir bien.

Fue un año complicado pero siempre intenté regalarle una sonrisa a quién me encontraba en el camino. A veces no tenía ánimos de nada pero igual estaba disponible para escuchar al que necesitara desahogarse. Fue un año con menos pequeñas victorias de las que estoy acostumbrado a obtener todos los años, pero de muchísimo más aprendizaje (y no lo digo por decirlo, realmente creo que así fue).

Quiero ver este año como una inversión que comenzará a dar grandes frutos a corto plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.